miércoles, 9 de agosto de 2017

Menorca: Cami de Cavals.

Hace mucho que no comentaba una ruta en el blog, pero estos días he hecho unas muy bonitas en Menorca, se trata de correr un poco por el Camí de Cavals, la ruta que recorre todo el perímetro de la isla de Menorca. Naturalmente solo he hecho un par de tramos, partiendo desde Cala Galdana, uno hacia el Este y otro hacia el Oeste.
Ojo, llevar agua que no hay ni una fuente. Solo un bar en cala Macarella.
Cala Galdada, Cala Mitjata, Cala Trebalúger.

Salgo temprano de Cala Galdana, estoy en el alto de una colina, así que bajar al puente que cruza el canal y por la carretera de salida empezar a subir. Dura subidilla para empezar a sudar.
Al llegar a la rotonda tomo el camino que indica mirador de sa punta.
Hay un mirador para tener una excelentes vistas de Cala Garldana.

Justo enfrente hay un pequeño parquing y el inicio bien indicado del camino. Zona boscosa para aprovechar la sombra.
En el Km 3 tomo un pequeño desvío que lleva a otro mirador. Parada y foto de cala Mitjana.

Descenso y llegada a Cala Mitjana. A estas horas todavía vacía. Una maravilla.
Atravesar la playa y justo enfrente una pequeña senda asciende los acantilados. Tramo estrecho y de escaleras esculpidas en la roca que hace ganar altura rápidamente.
De nuevo por zona boscosa siguiente el camino bien indicado. 
Y en un par de kilómetros al objetivo, Cala Trebalúguer.
Descenso de nuevo por escaleras de piedra y para bajar a la playa hay que pasar por un pequeño túnel y atravesar un río, así que a quitarse las zapatillas sin remedio. 
La playa está completamente solitaria, solo 3 caballos. Al ser de difícil acceso, esta playa es muy tranquila y a estas horas aún más. 


La atravieso, y de nuevo a subir por los acantilados, nuevo camino estrecho y muy empinado.
Llego arriba y ya decido darme la media vuelta y el lío del día: No encuentro la senda de descenso. Todo el rato me meto por sendas que desaparecen en la maleza o en un barranco. Vuelta atrás una y otra vez, hasta que veo escondido el último escalón. Descenso con cuidado y media vuelta a casa.
Cala Galdana, Cala Macareta, Cala Macarelleta, Cala Turqueta
Si la otra ruta era espectacular esta aún me pareció más. 
De nuevo salida desde Cala Galdana a primera hora de la mañana. 
Junto a la desembocadura del río, hay un parquín y el inicio de la ruta. No tiene perdida. 
Atravesar una verja que hay que cerrar y seguir el fácil camino entre pinares. Como no tengo prisa me desvío en los dos miradores que veo.

En el km 3.5 (solo tres si no se van a los miradores) llego a la espectacular Cala Macarella. Hay que hacer una larga bajada por escaleras de madera.



Atravieso la playa y de nuevo por unas escaleras a subir una colina e inmediatamente bajar a lo mejor del día: Su pequeña vecina la Cala Macarelleta.


De nuevo atravesar la pequeña playa por detrás continúa el camino. Ahora a subir poco a poco de nuevo entre pinares. Este tramo ya se hace un poco más largo. Al final desaparecen los pinos y el sol y la humedad atacan de lo lindo.
Y en el km 6 descenso y por fin llegada a Cala Turqueta. Pese a ser muy temprano, ya esta llena de gente. Ese es el problema de estas calas. Su acceso es muy complicado, tienen un pequeño parking que se llena enseguida y la gente madruga muuuucho.


Dan ganas de darse un chapuzón en sus cristalinas aguas, pero prefiero reservarme. Doy ya media vuelta, paso de miradores y ahora sí, al llegar a cala Macarelleta, dejo las cosas y me quito el sudor en las cristalinas aguas de la Cala.

No hay comentarios: