lunes, 5 de noviembre de 2012

Adaptación y nuevas experiencias.

Los que practicamos un deporte al aire libre, dependemos por completo de las condiciones ambientales. En en verano tenemos que prepararnos para pasar calor, sed, sudar....
Pero eso ya se acabó, ahora estamos en otoño y se acerca el duro invierno. Hay que adaptase o quedarse en casa.
A mi me gusta mucho el calor, pero o me voy al Caribe o a adaptarme. En eso estoy, poco a poco a ponerme un poco más de ropa (que poco me gusta correr con mallas largas), cada día hay menos horas de luz... Hoy para probar un nuevo frontal he huido de las luces de la ciudad y he ido hasta los Galachos de Juslibol. Cuesta un poco adaptarse a las nuevas condiciones, el paisaje cambia un montón, hay que tener mucha intuición para adivinar por donde se va...
Me he cruzado con un zorro y al alumbrar a la vegetación de vez en cuando se reflejaban los ojos de algún bicho que me observa sorprendido.
También he probado estos días otras cosas:
El tan comentado correr descalzo ( no me motiva ni siento nada especialmente), correr hacia atrás (que complicado es dar más de 10 zancadas sin girar la cabeza) correr con ojos vendados (con guía, claro, esto si que me ha gustado mucho, es verdad que el oído se agudiza mucho y se siente todo de otra manera..), correr bajo la lluvia fina es un placer también...
Ahora a esperar que vengan los fríos de verdad y a ver si cae alguna nevada que está claro que será lo próximo por probar.

1 comentario:

David Sanchez Gimeno dijo...

Eres todo un melancólico, me gusta eso de sentir la lluvia, adivinar que hay detrás de un matorral oscuro...yo también lo soy, que le vamos hacer.
Abrazo fiera.