sábado, 22 de junio de 2013

Correr: 49,36 kms Cariñena-Zaragoza. Carigoza

Tras varios aplazamientos, hoy por fin hago la ruta Cariñena-Zaragoza corriendo.
Cojo el autobús de las 7:30 y aprovecho el viaje en ir comiendo algo.
Puntual llego a Cariñena a las 8:30, bajo del autobús y empiezo a correr. Aquí está cubierto y hace fresquillo, lo voy a aprovechar, por que hoy hay previsto algo de cierzo, y mucho sol y calor.
Los primeros kms son entre viñedos, voy muy muy lento, pero tranquilo, que me queda mucho.
Alguna pequeña cuesta me lanza un poco, lo que me viene bien para meter un poco de alegría al ritmo. Llego a Longares, km 10, paro un poco a reponer barritas y sigo.
Estos primeros kms voy comiendo y bebiendo poco a poco.
Los caminos siempre van paralelos a la carretera, aunque se alejen a veces un poco, así que siempre tengo una referencia por si me despisto y me equivoco, pero la ruta es fácil, no tiene pérdida.
En el km 12 tengo que tomar el arcén de la N-330. No hay nada de tráfico, solo algún grupo de ciclistas, así que sin problemas este tramo.
Me pongo el MP3. Para mí la música es imprescindible, sobre todo en estas tiradas largas. El aparato tiene batería solo para 3 horas, así que las tengo que administrar bien, sobre todo para los momentos más duros.
En el km 16 tomo un camino lateral. Ahora ya pega el sol de lo lindo y voy buscando alguna pequeña sombra todo el rato.
Un poco más adelante cruzo la carretera y ya tomo un camino que va directo a Muel.
Por aquí empiezo a notar un fresquillo por la espalda. Me toco y resulta que voy todo mojado, me quito la camel y veo que va chorreando.
Saco la bolsa del agua y veo que está pinchada. Encima el agujero está en la parte baja, así que se pierde todo el agua. Lleno un botellín de isotónica que llevaba a medias para recuperar algo de agua.
Bueno, como sé que voy a pasar por pueblos, no es mayor problema. Además ahora la mochila no pesa nada y voy mucho más cómodo. Si me llega a ocurrir en una ruta sin fuentes ni ríos...
Paso la Cementera y llego a Muel. Hay una fuente al lado del pabellón. Me refresco y bebo todo lo que puedo. Parada en un banco a la sombra para comer fruta y un sanwich.
Continúo y tomo un pequeño camino que pasa sobre el Huerva. Tenía miedo de que fuera crecido y estuviera cortado, pero puedo pasar sin problemas.
Llego a Mozota, km 23.
Ahora ya tomo el camino recto y paralelo a las vías del tren.
Voy bien de tiempo, pero el incidente de la mochila me ha hecho perder mucho tiempo.
Buscando siempre algo de sombra, que el sol ya empieza a cansar.
En el km 32 llego a María de Huerva. Paro en un pequeño parque con una fuente, para refrescarme. Aquí me quito un rato las zapatillas y me cambio de calcetines. Operación también imprescindible en las tiradas largas. Para los pies, parece que ahora empiezo de 0, que bien.
En el km 36 llego a la rotonda de Kadritt. Paso sin problemas y ahora por un camino recto que va entre las vías y la autovía. El tramo más largo y más feo.
Sin embargo por esta zona es por donde más rápido voy. La vista a la lejanía de la ciudad ya anima mucho.
Paso bajo la autovía y bajo los viaductos del tren y la Z-40
Parece que ya he llegado pero aún queda bastante.
Me meto por la gasolinera de Valdespartera y sigo buscando la sombra, pero ya en el tramo urbano se va bien. No paro en el parque Labordeta, final previsto, y sigo hasta la puerta de casa.
Total 49,36 kms, en un tiempo de 5:22:13, contadas las paradas.
Mucho mejor de tiempo que la TMT, claro que el recorrido es muy favorable, solo 295 metros de ascenso por 593 de descenso.
Físicamente acabo bien, ya es una distancia que creo que tengo controlada, pero no sé, no le encuentro nada de sentido a este tipo de rutas. No creo que la repita. Prefiero rutas de montaña más cortas, pero con más variación, subidas, bajadas, bosques... próximamente.

1 comentario:

abuelo runner dijo...

La montaña es dura, pero tambien mas amena y divertida... aunque tambien mucho mas peligrosa en segun que alturas.
Pedazo de tute que te metiste en el cuerpo... tendria que ser duro.