martes, 28 de febrero de 2017

Crónica XI carrera del Ebro

 Llevaba unos días con problemas de salud, pero de todos modos me presento a la salida de esta carrera que tanto me gusta.
Además sale un día perfecto lo cual anima bastante.
Me lo tomo como una tirada larga, así que me pongo a mitad del pelotón y a tirar.
Llevo el ritmo más cómodo posible y ya entramos en terreno militar. Cada año varían un poco el recorrido, este año se han suprimido las cuestas más duras y ya es corrible 100%. Me gusta mucho.
Ya en el km 5 empiezo a tener malas sensaciones. Bajo aún más el ritmo pero no hay manera, Si es importante ir bien de piernas, más importante es ir bien de cabeza...y no voy bien.
Ya empiezo a tener molestias para respirar, siento palpitaciones, mareos..
A partir del km 10 ya empiezo a plantearme el retirarme en el primer avituallamiento que vea: no consigo quitarme esos pensamientos... no me apetece nada seguir.
Aguanto un poco más, otro pequeño mareo y en el km 20 me paro junto a un soldado y decido ya retirarme, que así no puedo seguir, que he venido a pasármelo bien y no a arrastrarme.
Le pregunto al soldado que dónde está el vehículo más cercano que me pueda llevar a meta.
Me dice que están lejos, que lo mejor es esperar al coche escoba.
Pues nada, me siento y a ver pasar corredores.
Me empiezo a quedar frío y decido ponerme a andar y ya me alcanzará el coche escoba cuando sea.
Poco a poco voy llegando al último avituallamiento, y allí si hay ambulancias, pero ya estamos a la salida del campo de maniobras y por la zona que suelo entrenar. Ya es todo descenso, así que decido descender trotanto.
A la mínima mala sensación me paro, pero voy bien. Bajo la cuesta de la cadena y ya total para lo que me queda, decido seguir. Y así chino-chano llego a meta: 3h:20m
Conclusiones buenas: - No tengo problemas en retirarme si me encuentro mal, aunque seguramente podría haber continuado sin problemas.
- Pese a todo sigo acabando todas las ediciones de esta carrera.
Conclusiones malas: - Solo queda un mes para la maratón de Zaragoza, y allí si que tengo que estar al 100%. A ver como discurren estas semanas.
- Lo de las marcas ya pasó a la historia. Ya ni por casualidad me acerco a los tiempos que hacía tan solo 4 o 5 años. Hay que adaptarse y cambiar de mentalidad.





1 comentario:

Alfonso García Territorio Trail Radio dijo...

Hay una cosa impepinable, y es que nos hacemos mayores. Nos guste o no, es inevitable.
El secreto está en adaptarse, cambiar la mentalidad y buscar otros objetivos dentro de las mismas pruebas sin perder de vista el principal, que es disfrutar de lo que hacemos.
Abrazos José Miguel